Leyendo:
La indigencia intelectual
Artículo Completo 5 minutos de lectura

La indigencia intelectual

El muro de Berlín se cayó para los dos lados. También cayó para el lado del capitalismo”.

“La caída del muro de Berlín les hizo creer a algunos que la historia se terminó y pensaron que no había otro modelo que no fuera el neoliberalismo, pero surgió la resistencia de los pueblos.”

Estas disparatadas declaraciones fueron hechas hace unos días por CFK. No voy a detenerme en las implicancias de esos dichos dado que la Argentina está en un estado de irrelevancia internacional tan grande que a nadie en el mundo le importa lo que diga esta señora. Lo que me confirman estos dichos es el penoso estado de indigencia intelectual de la vice. Viví en Alemania y tuve relación con gente que había vivido en la Alemania Oriental. Los relatos de persecución y muerte que sufrían las personas que habían quedado del lado equivocado del muro son propios de dictaduras feroces. Visitando la sede de la Stasi (los servicios secretos de la Alemania comunista) se puede percibir la sensación clara de un Estado donde pensar en libertad estaba fuertemente penado y donde la vida de los opositores no valía nada. Además, la ineficiencia gubernamental hundía a los habitantes en la pobreza. Lo mismo ocurrió en los demás países comunistas. Por eso cayó el muro, porque la gente quería vivir como en los países donde había libertad y progreso. Para CFK, el dictador Honecker y el demócrata Adenauer son lo mismo. El problema de la Vicepresidente es que es sectaria e ignorante.

CFK sólo le habla a sus seguidores fanáticos que están en el mismo pozo de decadencia que ella. Lo curioso es que por estos días uno empieza a escuchar y a leer a analistas que, una vez más, nos pintan a CFK como una estratega porque entró en una disputa con los movimientos sociales por la repartija de los planes sociales.

En la Argentina los fanáticos K y muchos miembros del establishment tienen la misma tara: ven estrategia en la desesperación por la caja. Ven manejo político en donde solamente hay canibalización de recursos públicos para garantizarse caja y poder. Que lo hagan los fanáticos es entendible: su razón de ser está en adorar al líder y muchos se llevan unos pesos por militar fanatismo, lo cual hace que el corazón del fanático K sea incondicional. Lo del establishment argentino (en especial, el mediático y el empresarial) es patético: años escuchando acerca de las maniobras estratégicas de una señora que llegó al poder porque la puso su marido caudillo y que lo único que sabe hacer es depredar el Estado para conservar la autoridad y de este modo zafar de la cárcel, que es el lugar donde debería haber estado y donde debería estar por haber hecho de la corrupción su modo de vida. Hace años que en la Argentina se escucha que fabricar pobres para tenerlos de rehenes, usar fondos públicos para organizaciones militantes y cooptar fanáticos con dinero estatal es obra de una “estadista”. Eso es lo que está haciendo CFK ahora: trata de armar un aparato político prometiendo a dirigentes el manejo de los planes sociales. En otras palabras, planea quedarse con un porcentaje de los planes y tener a pobres como esclavos políticos. Coimeros de lujo. Ahora habrá que escuchar a un coro de impresentables hablando de la nueva iniciativa de CFK. Argentina tiene mucha gente que confunde virtud con manejo mafioso. El gran cambio cultural empieza por desacreditar la perversión de un país que adora al que fabrica pobres para después lucrar con ellos.

No se escucha una sola iniciativa para salir de este marasmo. La trayectoria del kirchnerismo es una calamidad en toda regla. En materia internacional, la irrelevancia es enorme debido a las alianzas mafiosas con gobiernos nefastos. Irán, Venezuela, Nicaragua, Rusia, Cuba son algunos de los países con los que los K tienen relaciones promiscuas. El mundo lo ve y deja a Argentina en el desván de las cosas inútiles.

El mundo sólo presta atención cuando ve que, una vez más, hay episodios estrafalarios del mundo del hampa como el episodio del avión venezolano-iraní que apareció en Argentina y sobre el que el gobierno no dio explicaciones, mas allá de disparates dichos por funcionarios que creen que todos somos idiotas. María Eugenia Talerico es especialista en integridad financiera y fue Vicepresidente de la UIF en el gobierno de Macri. Sus veraces declaraciones dan miedo y muestran en qué clase de cloaca internacional está la Argentina. “Estamos en una situación muy crítica con Maduro, que saluda a Alberto Fernández desde Teherán. En Nicaragua el embajador Argentino, Capitanich, estuvo frente a una de las personas de Irán (Mohsen Rezai) que tiene alertas rojas (por el atentado a la AMIA) y no hace nada. Esto es un nuevo pacto con Irán. Le estamos volviendo a abrir las puertas a Irán ahora alineado con el crimen organizado de la región”

Sobre esto tendría que estar dando explicaciones el oficialismo. Sobre el desastre educativo que la cuarentena criminal generó y que se pudo ver en las últimas evaluaciones, sobre la inflación desbocada, la inseguridad, las dificultades de las empresas para generar empleo y sobre la pobreza imparable que destruye familias. Mientras eluden esas explicaciones entretienen a la prensa hablando de quién va a manejar los planes sociales para quedarse con una comisión y tener el voto cautivo de miles de personas.

Los indignos de siempre con el coro de cómplices.

1 comment

  • dloperfido

    […] La indigencia intelectual […]

Ingresa las palabras claves y pulsa enter.